Vuelo rasante sobre el Kremlin

Uno de los capítulos más bizarros de la Guerra Fría fue el aterrizaje de una avioneta Cessna en plena Plaza Roja de Moscú (URSS) el 28 de mayo de 1987. La pilotaba un joven de Alemania Occidental, Mathias Rust, de 19 años, quien decidió correr esa aventura para establecer una especie de ‘puente de paz’ entre Oriente y Occidente.

El vuelo salió de Helsinki (Finlandia) y llegó a su destino sin ser abatido por el que era considerado el mejor sistema de defensa antiaérea del mundo. La hazaña le costó a Rust 14 meses de prisión (literalmente, por gamberro).

El asunto no gustó nada en el Kremlin: más de 2.000 oficiales fueron destituidos, así como el ministro de Defensa. Mijal Gorbachov aprovechó la situación para quitarse de encima opositores y darle un empujón a su perestroika, que no evitó la caída del Bloque Soviético pocos años después.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: