Dame curare

Dicen que sólo la dosis determina que una sustancia sea considerada un fármaco, una droga o un veneno. Con muy poca cantidad de ella -y aplicándola de forma adecuada- podemos salvar la vida, hacerla más agradable o terminarla sin más.

Cuánto poder en apenas unos miligramos, solo lo necesario para inyectarla con una jeringuilla o una punta de flecha. Queremos que la vida dure, que la diversión no se acabe y de la muerte no queremos ni enterarnos. Para un tóxico que haga todo eso, ¿quién quiere antídoto?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: