Llama súbita

Se conocen unos 200 casos de combustión espontánea humana en el mundo. Las víctimas suelen tener edad avanzada, sobrepeso y problemas de movilidad, nunca hay testigos. El misterio es, ¿cómo pueden arder esos cuerpos hasta convertirse en cenizas -algo que no consiguen los hornos crematorios de las funerarias- sin combustibles alrededor?

La explicación más probable es el llamado ‘efecto mecha’, en el que un pequeño fuego en la ropa, a causa de la ceniza de un cigarrillo o de un brasero, penetra la piel y hace que la propia grasa corporal -embebida en la tela- alimente la llama. La combustión se mantiene durante horas consumiendo los tejidos, y en todos los casos aparece un hollín grasiento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: