Cabalga la tormenta

Siento el pulso de la fuerza que ahoga a las tormentas, de los rayos que retumban de uno a otro horizonte, de las nubes estridentes de colores desapacibles que rompen látigos eléctricos que restallan sobre las cabezas. Viaja el silencio ocasional subrayando tanta violencia, y busca indicios de calma que aún tardarán en aparecer.

Los vientos se abren paso veloces por pasillos estrechos destrozando espontáneamente nuestros castillos de naipes, reduciéndolos a seca hojarasca; todo está acolchado como en un manicomio a medida. Nadie tiene salvoconducto, y, ¿¡quién espera un respiro!?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: