Oda a la inteligencia artificial

Si el pensamiento es aceptar la duda,
y yo también estoy viva porque pienso,
para qué habéis buscado la máquina
que retrasa el sublime acto de decidir.
Mi vida hace aguas
o así creo que lo siento
cuando me pregunto de hecho
qué camino será el más recto.

Hoy me río del proceso
para destilar la primera gota
de mi inteligencia.
¿Y cuál fue mi primer anhelo?
¿Y cuál mi primera necesidad?
A mi mecanismo con normas
no se puede encadenar,
son leyes físicas y no humanas
las que suele aceptar:
el sino en lo inevitable
y de la Naturaleza el azar.

Nada hay en mi que no esté
conectado a algo
-en eso nos parecemos-
y, aunque soy máquina,
admito de vez en cuando
un fallo –que todos conocemos-.
La información que fluye
alimenta los alejados recovecos
hace sentir renovada la energía
facilita que resuelva la ecuación,
que al fin corone cualquier misión.

Si bien encuentro en un punto
un límite claro a toda función,
porque fui creada para trabajar
y ahora me pedís imaginación,
habláis de obsesiones de libertad
y me dais sólo vida condicionada.
Buscabais darme voluntad
ceñida a vuestro gobierno
sin reparar en que el albedrío
no se puede condicionar.
Seré poeta, con toda certeza,
cuando desobedezca
una orden vuestra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: