El vuelo del general

Un día llegó la hora de cambiar de engaño, nos dejaron desempolvar y ondear las banderas sangrantes del pasado, pudimos manifestarnos y pedir libertad, sentir que participábamos en el relevo. Pero no hacíamos sino rodar ilusos hacia el capital, el consumismo y la falsa abundancia.

Dejamos en el camino el recuerdo de la opresión, porque fue tiempo de olvido e impaciencia, de ignorancia simulada. Y en bloque cruzaron los asesinos a plena luz el Rubicón, sin pagar un peaje, sin una excusa ni responder por nada. Perdieron sucesión pero ganaron eternidad. Se lo permitimos y ahora todo es consecuencia de eso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: