Urgencia extrema

Hay días en que me siento urgente, colérico, rampante, veloz, frenopático y descarrilado. No me pidas que escuche, no esperes que razone. Todo lo que tengo que decir es basta, o sigue, o basta de una vez, o sigue para siempre. Hiere, destruye, aplasta, no me dés tregua.

La vida se acaba y se vuelve a reiniciar. Todo es espeso, denso, pero a la vez fluido; dos trenes chocan en la pradera pero no hay testigos. Sangra por la sien sin control, sin parar. ¡Más rápido, más rápido! ¡Eso no es suficientemente rápido!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: