Tomar tierra

Búscales entre los escombros, todo rastro se pierde en torno a una tenue columna de humo. Llámales por encima del crepitar de las llamas, si es que eso alivia el dolor que aún puedes imaginar.

Cruel metáfora de la existencia, de la vida consumada, en el vacío ordenada por el azar su sentencia. Y, cayeron del cielo muy deprisa, les mató la velocidad, no el suelo. No hubo supervivientes, de nuevo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: